Violencia Sexual en las parejas

Escrito por · 2010-06-01

La Organización Mundial de Salud (OMS), define la violencia sexual como “todo acto sexual o tentativa de consumar un acto sexual sin el consentimiento de la persona, también puede darse a través de comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de ésta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo”.

En el ámbito familiar y de parejas, la violencia sexual abarca desde el chantaje y manipulación de cualquier tipo para obtener placer sexual, incluyendo el uso de la fuerza física, las tentativas de obtener placer bajo presión y sin el consentimiento de la pareja, la agresión física utilizando órganos sexuales, el acoso sexual, incluyendo la humillación sexual, el aborto forzado, el impedimento al derecho a hacer uso de la anticoncepción, adoptar medidas de protección contra enfermedades de transmisión sexual, o inspecciones para comprobar la virginidad, entre otros.

La violencia sexual en cualquier contexto y edad tiene consecuencias significativas para la salud física y mental que incluye suicidios, ideas suicidas, síndrome de estrés postraumático, embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual, VIH/SIDA, disfunciones sexuales, abuso de consumo de alcohol/drogas, depresión, ansiedad, baja autoestima, rechazo hacia las relaciones sexuales, entre otros problemas.

De acuerdo algunos estudios de violencia doméstica realizado por la OMS, una de cada cinco mujeres puede sufrir violencia sexual por parte de su pareja a lo largo de su vida. Se estima que en los Estados Unidos, entre el 2% y el 13% de las mujeres denuncian haber sido víctimas de un intento de violación o de una violación completa por parte de su pareja a lo largo de su vida. Otros estudios hechos fuera del país, como en Guadalajara (México), indican que las tasas son superiores, situándose en un 25% aproximadamente.

El patrón de comportamiento de los que abusan sexualmente de sus propias parejas se caracterizan por: contar chistes machistas sobre mujeres o hacer comentarios que subestiman a las mujeres, consideran a las mujeres como objetos sexuales, fingen ser extremamente celosos, subestiman los sentimientos y necesidades sexuales de su pareja, critican su pareja por su comportamiento sexual, hacen comentarios humillantes acerca del cuerpo de su pareja, insisten en tocar de manera inapropiada a su pareja cuando no desean, se refieren a su pareja con términos sexuales denigrantes como “prostituta” o “puta”, siempre exigen relaciones sexuales aun cuando esta indispuesta físicamente, fuerzan a su pareja a que se vistan de una manera en contra de su voluntad, son promiscuos, fuerzan a su pareja a que vean actos sexuales o someten a su pareja para tener relaciones sexuales con él y otros, fuerzan a su parejas para que tenga relaciones sexuales después de golpearlas, usan objetos/armas durante los actos sexuales, entre otras formas de abuso.

Como podemos ver, el abuso sexual en la pareja no sólo se limita a tener relaciones sexuales cuando ella no quiere o desea. El abuso sexual es cualquier forma de abuso donde se utiliza el poder y control para humillar, subestimar, dañar o lesionar a su pareja directa o indirectamente.

Si usted cree que es víctima de alguna forma de abuso de su pareja, busque ayuda inmediatamente. Aquí en el estado de Colorado existen muchas instituciones y ayuda disponible para victimas de cualquier tipo de abuso en violencia doméstica como: Colorado Coalition Against Sexual Assault (teléfono: 303.861.7033).

 

Escriba un comentario

You must be logged in to post a comment.