¿Quién Es Un Resentido Social?

Escrito por · 2015-07-17

Recientemente uno nuevo hecho insólito conmovió la opinión pública cuando un hombre mató a sangre fría a una reportera de televisión y a su camarógrafo en una transmisión en vivo.  El protagonista un afro-americano que al parecer terminó molesto en su relación laboral, y que previamente había mencionado a través de un medio de comunicación que había sido víctima de discriminación racial, por su color y por ser una persona homosexual. En una nota enviada a un medio de comunicación él había mencionado que “El tiroteo en la iglesia (masacre de Charleston) fue el punto final, pero mi ira ha crecido a lo largo del tiempo. He sido un barril de pólvora humano durante mucho tiempo… ¡sólo esperando hacer BOOM!”.

Esta persona es clásico de un resentido social porque cree que no ha obtenido lo que cree que merece, un nivel social, un status, un puesto y no asume su responsabilidad en ello, y responsabiliza a la sociedad de lo que a él le ocurre emocionalmente; y como la sociedad que es “racista” e “injusta” no le permite “realizarse” con las oportunidades y logros que él merece, y decide actuar en contra de esa “horrible sociedad” que lo reprime, que lo deja de lado, y se siente rechazado, cómo lo manifiesta en sus mensajes el autor de este fatal atentado.

Muchas veces estas personas resentidas socialmente expresan y actúan de una forma agresiva ante lo que, según ellos, ha dado lugar a que su vida no sea como la desean. Psicológicamente hablando las experiencias personales son las que marcan ese malestar ya sea por situaciones individuales, familiares o grupales. Esta persona pudo haber sido una víctima, pero en su conciencia se desarrolla como victimizado, una condena a sí mismo y, en algunos casos, la persona se aprovecha de esa victimización y expresa su ira en la sociedad con actitudes radicalmente ofensivas,  agresivas y extremistas.

El resentimiento es un sentimiento de hostilidad o aversión hacia la persona o institución que cree que le ha causado un daño. Este sentimiento intenso que vive dentro del resentido, lo empuja a ser desagradable con los “responsables” de su desgracia. Mantener resentimientos tercos es sentir una y otra vez el enojo vivido en el pasado y que supuestamente fue provocado por una persona o situación. El resentimiento puede llegar a ser enfermizo, y es cuando inmoviliza a la persona y no le permite crecer ni avanzar en lo emocional. Negarse a perdonar a alguien y decidir albergar resentimientos tercos es como tomar veneno y esperar que la persona que “nos ha ofendido” se muera.

Si usted cree estar resentido y no quiere perdonar, es como quedarse atascado en el tiempo y dejarse consumir por el dolor y el odio, y la única persona afectada es usted mismo. Cada uno de nosotros tenemos el poder de perdonar, si así lo decidimos, por el bien de uno mismo.

Muchas gracias!!!

 

Escriba un comentario

You must be logged in to post a comment.