¿Por Qué y Cómo Meditar?

Escrito por · 2013-07-20

La meditación es una práctica que se ha desarrollado por muchos siglos en el mundo oriental, y actualmente se viene difundiendo en casi todo el mundo, pues diversos estudios científicos han demostrado que la meditación tiene enormes resultado terapéuticos y pueden ayudar a mejorar, entre otras cosas, la concentración, la memoria, reducir el estrés, mejorar el sistema inmunológico, incrementar la capacidad de recargas de energía física, mental, emocional y espiritual.

La meditación es una práctica que al inicio puede parecer difícil, pero en realidad es bastante simple, y los resultados son impresionantes. En la medida que usted decida empezar esta práctica, irá conociendo los múltiples beneficios que le traerá a su vida.

Algunas de las características de la meditación:

Técnicas para meditar:

  1. Crear un ambiente tranquilo y relajante. Apagar la televisión, celular, y cualquier otro aparato que pueda hacer ruido o distraerlo. La música suave puede venir bien, pero no es necesaria.
  2. Usar ropa sencilla y cómoda.
  3. Tener un ánimo predispuesto con optimismo y armonía.
  4. Siéntase en el suelo, sobre un cojín cómodo con las piernas entrecruzadas, o en una silla.
  5. Busque la posición más cómoda que le permita respirar con facilidad.
  6. Cierre los ojos, respire larga, lenta y profundamente.
  7. Empiece a relajar los músculos de su cuerpo por separado.
  8. Centre su atención en como fluye el aire por su cuerpo. La idea es lograr que su mente se concentre el algo gradualmente.
  9. Trate de eliminar todo pensamiento de la mente. Pero no se desespere, tenga paciencia. Imagínese que está mirando la puerta principal de un edificio desde del otro extremo de la calle, y los carros cruzas su espacio visual, pero usted no sigue los carros con la vista, sino continúa mirando la puerta del edificio. Haga lo mismo con su concentración, lo carros vendrían hacer los pensamientos, no se deje distraer y continúe en lo que está concentrado que es en la respiración.
  10. Relaje cada músculo de su cuerpo. No se apresure, debe hacerlo poco a poco. Empiece por la punta de sus pies y vaya subiendo hasta que llegue a su cabeza.
  11. Mientras se avanza en las prácticas de respiración y relajación el cuerpo se irá acostumbrando poco a poco.
  12. La duración de las respiraciones es una buena manera para ayudar a relajarse aún más y empezar a meditar fácilmente.
  13. Finalmente usted no tiene que hacer nada. Continúe respirando de manera natural hasta que se dé cuenta que sólo está respirando y no pensando; y es cuando ha llegado a un estado personal de paz mental y tranquilidad.

No intente largas sesiones de meditación cuando esté empezando, pues puede agotarle. Unos pocos minutos son suficientes al principio. Así mismo, no espere resultados inmediatos. El propósito de una buena meditación no es convertirte en un maestro de meditación de la noche a la mañana. La meditación funciona mejor si se realiza por sólo el hecho de meditar y no por el resultado. Cuando medite, no piense que no está haciendo nada productivo.

Una vez que aprenda a meditar, se sentirá mucho mejor física y mentalmente y le dará un nuevo significado, aplicación y sentido a su vida. Inténtelo y verá que valió la pena!!!!

 

Escriba un comentario

You must be logged in to post a comment.