LOS CELOS EN LA PAREJA

Escrito por · 2009-05-24

LOS CELOS EN LA PAREJA
Sufrir celos de forma moderada es una respuesta emocional normal pero, sentirlos de manera exagerada y descontrolada lo convierten en algo patológico. Esto es señal de que a nivel psicológico hay algo que no va bien. Pero, ¿sabemos por qué sentimos celos?, ¿qué podemos hacer para superarlos?

¿Qué son los celos ?
Los celos son un sentimiento de temor a perder a la persona amada.
Los celos, de forma controlada y en pequeñas dosis, pueden ayudarnos a potenciar la relación pero, cuando los celos son enfermizos nublan la razón de quien los padece.
Sus sospechas se basan, la mayoría de las veces, en hechos infundados y, el constante temor a ser abandonados les lleva a ejercer un continuo temor sobre la pareja.
Aunque conviene saber que cuanto más seguro se siente de la pareja y de la relación con ella, menos intensos y duraderos serán los celos.


¿Por qué las personas sienten celos?

a. Falta de confianza en uno mismo: las personas inseguras muchas veces no se sienten merecedoras del amor de su pareja y esto les lleva a desconfiar de la sinceridad y cariño del otro.
Siempre están pensando en que en cualquier momento su pareja puede conocer a alguien más atractivo y tienen miedo a que descubra lo poco que vale en realidad.
b. Experiencias familiares: Es probable que una persona que haya presenciado escenas de celos en sus padres tenga más predisposición a ser celoso que otra cuyos padres se sentían seguros el uno del otro.
c. Experiencias vividas: las personas que han sido traicionadas alguna vez por alguien en quien confiaban, lo más probable es que posteriormente desarrollen una personalidad celosa.
d. Trastornos psicológicos: las personalidades paranoicas, narcisistas e histriónicas tienen una gran tendencia a desconfiar continuamente de los demás y por consiguiente a desarrollar una celotipia.
Como controlar los celos
a. Evitar pensamientos destructivos que hacen que el problema de los celos se agrave e intente sustituirlos por otros de seguridad y confianza que ayuden a frenarlos.
Esforzarse en ser objetivo y aprender a diferenciar lo que son hechos reales de lo que puede estar manipulando la imaginación.
Esto no es otra cosa que tomar verdadera conciencia del problema e intentar hacer algo al respecto.
b. Procurar ser más tolerante y dejarle su espacio a la pareja: evitando ese impulso irrefrenable que lo lleva a estar en todo momento controlando y preguntándole sobre lo que hace y con quien, ya que de esa forma lo único que va a conseguir es que la pareja se sienta cada vez más agobiada y atosigada.
c. Comentar lo que le ocurre a algún amigo de confianza y escuchar algunos consejos. No olvide que ocultar el sufrimiento y negarlo hace que se potencie cada vez más.
Los consejos y puntos de vista de otras personas ayudan a analizar lo que nos ocurre de forma objetiva y a encontrar soluciones que tal vez no se nos habían ocurrido.
d. Reflexionar sobre lo que le ocurre e intentar aclarar las ideas. Esto ayudará a exponer los sentimientos con sinceridad, a descubrir los miedos, necesidades, etc. Una vez detectado el problema procurar poner todos los medios de solución a su alcance.
e. Evitar utilizar amenazas, hablar claramente de lo que le ocurre, no se ciegue con la cólera intentando buscar soluciones al problema.
f. Evitar culpar a alguien de lo que le ocurre. Procurar ser responsable de lo que siente y no olvidar que sus actos dependen de si mismo, siendo usted la única persona que puede cambiar su conducta ante lo que esta sintiendo.
g. Evitar ser trágico a la hora de asumir los celos: esfuércese en apreciarlos como síntoma de amor verdadero y prevenirlos cuando se descontrolan y vuelven dañinos.


¿Cuándo los celos son patológicos?

Los celos se convierten en patológicos cuando están acompañados de intensos sentimientos de inseguridad, auto-compasión, hostilidad y depresión, y suelen ser destructivos para la persona y la relación de pareja.


¿Cuál es la diferencia entre los celos normales y los patológicos?

La diferencia entre ambos tipos de celos está en que en vez de preferir y desear que su pareja esté sólo con él o con ella, las personas con celos patológicos, están exigiendo o demandando que su pareja no debe, bajo ningún concepto, implicarse emocionalmente o sexualmente con otras personas.
Algunas creencias irracionales que dan lugar a celos patológicos.
1- “Si mi pareja me deja, sufriré mucho; por tanto, no puede dejarme y si lo hace es una persona muy mala que merece un castigo”.
2.- “Como a mí me dolería mucho si mi pareja me dejara, entonces mi pareja nunca no podrá hacer eso”.
3. “La pareja que yo he elegido debe amarme mucho y en todo momento mientras yo quiera que sea así”.
4. “Es terrible que mi amor no sea correspondido (como tiene que ser) y eso hace que mi vida sea horrorosa”.
5. “No puedo soportar que mi pareja no me quiera tanto como yo la quiero a ella/él”
6. “Dado que no he logrado que mi pareja me quiera como debería de quererme soy una persona inadecuada e indigna de amor”.
7. “Si mi pareja me deja nunca encontraré a nadie a quien amar y seré infeliz toda mi vida porque no puedo ser feliz sin un/a hombre/mujer”.
8. “Tengo que estar absolutamente seguro/a en todo momento de que mi pareja me ama, ya que necesito su amor para vivir”.
9. “Si mi pareja me es infiel, los demás se reirán de mí y pensarán que soy un idiota total, y eso no podría soportarlo”.
Si se aprende a controlar estos impulsos, los celos pueden ayudar a apreciar y a valorar a la persona que se tiene al lado y a cuidar el amor de su pareja. En algunos casos, cuando los celos son muy frecuentes, intensos y duraderos y surgen sin ningún motivo, se vuelven patológicos. Esto produce un sufrimiento intenso en quien los sufre, y en muchas ocasiones se aconseja acudir a un profesional psicoterapeuta.

 

Escriba un comentario

You must be logged in to post a comment.