Impacto del divorcio en los hijos

Escrito por · 2012-06-17

Un divorcio ocurre oficialmente cuando una pareja decide separarse legamente y definitivamente, es una decisión en mutuo acuerdo entre las dos partes de la pareja. Para muchos matrimonios, un divorcio puede ser el final de una serie de conflictos entre la pareja, pero sin embargo esto puede ser el inicio de una serie de problemas emocionales para los hijos. Diversos estudios realizados en EEUU y Europa, han encontrado que el impacto y las reacciones a corto, mediano y largo plazo varían, algunos presentan serios problemas emocionales, pero otros no evidencian ningún problema emocional.

La separación de la pareja puede también afectar seriamente a la misma pareja, aunque durante el matrimonio hayan existido conflictos entre ambos. La relación entre los padres y los hijos no debería ser afectada, pero regularmente se observan cambios significativos en la disciplinaria de los hijos y cambios en el apoyo social/económico de parte de los padres hacia los hijos.

Algunas parejas que viven relaciones altamente disfuncionales, deciden no divorciarse para así “no causarles un impacto negativo a sus hijos”. Sin embargo se ha demostrado que cuando lo padres mantienen una alto nivel de conflicto y siguen juntos, los hijos pueden verse igualmente afectados o peor que si estuvieran los padres divorciados, y el escenario podría ser aun mas complicado para los hijos si después de la separación los conflictos entre los padres continúan.

El impacto y adaptación en los hijos después de una separación o divorcio de los padres puede variar de acuerdo a la edad y el nivel de comprensión de los hijos.

Entre los más comunes podemos observan en algunos hijos de padres divorciados:

Al inicio de una relación es bastante difícil poder predecir el éxito o fracaso de esa relación, sin embargo hay factores de riesgos que se deben considerar y confrontar cuando no hay otra alternativa a la separación o divorcio, para que el impacto emocional, social y comportamental en los hijos sea lo menos negativo posible.

Aquí algunas sugerencias que pueden ayudar a los padres que estén pasando por este proceso:

Evitar utilizar a los hijos como intermediarios, comisionados o espías, y nunca hablarles negativamente del padre o de la madre. Por el contrario, enseñarles a respetarlos y a amarlos aunque estén divorciados.

No utilizar a los hijos como objetos de chantaje para conseguir lo que se quiere, o tenerlos como “rehenes” para presionar a la pareja para que cumplan con sus responsabilidades económicas.

Una separación o un divorcio no necesariamente puede considerarse como la causa de problemas emocionales o sociales de los hijos, pero puede ser un factor de riesgo para hacerlos sensibles a otros problemas de conducta, por eso es importante considerar que si usted y su pareja están planeando o pasando por una separación o divorcio, es recomendable buscar ayuda psicoterapéutica para enfrentar, evitar o reducir posibles problemas y traumas con los hijos.

 

Escriba un comentario

You must be logged in to post a comment.