El Poder de los Pensamientos

Escrito por · 2013-09-12

Durante el día y todos los días, realizamos diversos comportamientos, muchos de ellos repetitivos y otros no. Lo mismo sucede con los pensamientos, miles de ellos son conscientes y otros no. Hoy se sabe que el cerebro procesa aproximadamente cuatrocientos millones de latidos por segundos, y solo somos consientes de dos mil de ellos.

Nuestros pensamientos guían nuestras emociones y comportamientos, y cuando una persona ha pensado de la misma manera una y otra vez por años, ha formado estructuras cerebrales que se van a reflejar en lo que cada persona es.

Cambiar un patrón de comportamiento no es fácil, pero es posible. Para muchas personas es mucho más fácil y cómodo quedarse con sus antiguos patrones de pensamientos que cambiarlos, porque cualquier cambio requiere un esfuerzo constante, perseverancia, firmeza y paciencia.

Nuestras expectativas, imágenes y lo que pensamos de nosotros mismos influyen en quienes somos. Es más factible tratar de hacer algo y cambiarlo  si creemos que es posible. Hay una historia que me gustaría poner de ejemplo y que quiero compartir con ustedes: Durante muchos años los atletas  y médicos del mundo creían que era imposible que un ser humano pudiera correr una milla  en 4 minutos. En todas las competencias del mundo, los mejores atletas habían corrido una milla en poco más de 4 minutos, hasta que un corredor  británico llamado, Roger Bannister, decidió determinar los cambios que podría hacer en su estilo y estrategia para romper con el record de correr en 4 minutos una milla. Él creía que era posible correr más rápido y que tenía que poner mucho esfuerzo en cambiar su patrón de correr y la manera de pensar para llegar a su meta.

En 1954 Roger Bannister se convirtió en el primer hombre en correr una milla en menos de 4 minutos. La creencia de Bannister de que podía lograrlo contribuyó a un cambio de comportamiento del atletismo en el mundo. Si bien Bannister rompió el récord, y desde entonces los mejores corredores de todo el mundo también comenzaron a correr la milla en menos de 4 minutos. Sólo se necesitó tres semanas para que alguien más lo pudiera hacer, y después de un año 24 atletas habían hecho lo mismo. Actualmente cualquier atleta, bien entrenado, de una escuela secundaria podría lograrlo. A diferencia de Bannister, estos corredores no habían cambiado sustancialmente sus pautas de funcionamiento, lo que habían cambiado eran sus creencias y sus pensamientos. Por supuesto, el hecho de saber que es posible correr rápido no quiere decir que todos podamos hacer esto. Pensar no es lo mismo que hacer algo. Cuanto más creemos que algo es posible, es más probable que vamos a intentarlo y tal vez tener éxito en lo que se está haciendo.

Los “Pensamientos automáticos” son otro tipo de pensamientos que influyen en los sentimientos y los comportamientos. Estos son el diálogo interno y las imágenes que aparecen en la cabeza durante todo el día, ya sea que estamos haciendo algo o no, consiente, o inconscientemente. Lo importante es comprender que muchas de nuestras emociones surgen de este diálogo interno, y si aprendemos a detectarlos y cambiarlos, podemos cambiar el modo en que nos hablamos a nosotros mismos y por tanto también nuestro estado de ánimo y la forma de ver la vida.

Ya sea que pensemos positivamente, negativamente, consciente o inconscientemente,  estos pensamientos producen una serie de substancias químicas en el cerebro que son enviados a través de mensajeros a todo el cuerpo, y es cuando nos sentimos alegres, tristes, ansiosos, preocupados, enojados, entusiasmados, ilusionados, etc. Y de la forma como sentimos alimentamos nuestros pensamientos, es decir el cerebro sigue reaccionando y respondiendo a como el cuerpo físico responde creando patrones de pensamientos, sentimientos, y comportamientos, y esto seguirá determinando quiénes somos.

Cambiar patrones de comportamientos no es fácil, pero es posible, y esto implica tener que cambiar la manera de pensar y salir de esa llamada “zona de comodidad” que sus propios pensamientos le han llevado. Si usted quiere ser una persona diferente, tendría que preguntarse cómo le gastaría ser, y tener una imagen clara de esa persona que le gustaría ser, e identificar los pensamientos y comportamientos que debería de cambiar y empezar a trabajar en ello.

Muchas gracias!

 

Escriba un comentario

You must be logged in to post a comment.