El Miedo al fracaso: Un sentimiento saboteador

Escrito por · 2009-05-24

El Miedo al fracaso: Un sentimiento saboteador

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define al miedo como una “perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario. Recelo o prejuicio que uno tiene de que le suceda una cosa contraria a lo que desea”

De acuerdo a esta definición, el miedo puede ser real o imaginario, y al que me quiero referir en esta oportunidad es al miedo imaginario al fracaso, el que sólo nosotros mismos lo creamos y le damos el tamaño que queremos. Sabías, que el mayor fracaso es no llevar a cabo una idea por miedo a fracasar. Te has preguntado alguna vez, ¿por qué muchas personas se ilusionan con un proyecto o idea, y después comienzan a sentirse paralizados y saboteados por el miedo al fracaso? ¿dónde surge el miedo al fracaso? ¿cómo éste sabotea?

El miedo al fracaso es un sentimiento negativo que esta en la mente de cada persona, y éste puede variar de acuerdo a la interpretación que le demos a los posibles resultados de la situación, hecho, proyecto o idea.

Es completamente válido que una persona piense en las posibles consecuencias de sus propias decisiones, y que evalúe las ventajas y desventajas de cada una de las posibles opciones que tiene antes de tomar una decisión importante, pero el problema surge cuando la persona siempre esta anticipando o visualizando cada uno de los posibles resultados de manera negativa, y empieza a sentir los resultados negativos como si estuviesen ocurriendo en ese momento, paralizándose y saboteándose a sí mismo, por lo que deja de iniciar cualquier acción.

Supongamos que quiere darse la oportunidad de llevar a cabo una idea que tanto ha deseado y que le ha apasionado. Hace todo lo posible para que las cosas le salgan bien de acuerdo a lo planeado y previsto, pero si al final las cosas no salen como lo esperaba ¿se podría decir que ha fracasado?… la respuesta es “No” aunque lo piensen la mayoría de las personas. Lo que sucede, es que aquí es donde radica el principal miedo al fracaso, “al qué dirán” y al temor a ser etiquetados como “fracasados”.

Existe una gran diferencia entre los que intentan y no lo intentan. Quienes lo intentan pueden fracasar en sus intentos una o varias veces antes de lograr llegar al éxito. Sin embargo, quiénes jamás lo intentan por miedo al fracaso, convierten toda su vida en una experiencia frustrante.

Cuando emprendemos un proyecto nuevo, tomamos como punto de referencia nuestras emociones, pues la inseguridad y el temor a la crítica pueden echar a perder nuestro éxito o por lo menos al intento de conseguir el éxito, lo cual es muy importante. Si perdemos el temor a los desafíos y somos inmunes a la crítica, podemos aprovechar de ese inmenso potencial y utilizar creativamente esa gran cantidad de energía que tenemos para vivir como queremos y lograr lo que nos proponemos.

Si quieres iniciar algún proyecto personal, ponte a trabajar en él. Más vale correr el riesgo, que despertar muchos años mas tarde con el pensamiento torturador de que tus miedos fueron más fuertes que tus sueños, y que pudiste haber tenido una vida más placentera, ya que tú no te diste la oportunidad. Ten presente que nunca fracasarás, sólo obtendrás experiencias muy valiosas y muchas veces aprendiendo de los fracasos podrás llegar al éxito.

“El fracaso más grande es nunca haberlo intentado”. – Proverbio Chino

 

Escriba un comentario

You must be logged in to post a comment.