El arte de meditar

Escrito por · 2009-04-12

La palabra meditación viene del latín meditatio, que originalmente indica un tipo de ejercicio intelectual. Esta práctica se ha desarrollado por muchos siglos en el mundo oriental y medio oriente.  Actualmente se ha difundido en casi todo el mundo como una practica con enormes resultados terapéuticos, pues diversos estudios científicos  han demostrado que la meditación pueden ayudar a mejorar la concentración, la memoria y mejorar el sistema inmunológico y la salud en genera. Esta práctica se utiliza también como una técnica de ayuda a las personas con diferentes cuadros de estrés, pero normalmente no es recomendable practicarla cuando está presente una enfermedad mental.

Algunas de las características de la meditación:
•    Es un estado de concentración sobre la realidad del momento presente
•    Es una práctica de un estado de atención concentrada, ya sea en uno mismo, sobre un objeto externo, pensamiento o la propia consciencia.
•    Es un estado de intimidad con uno mismo donde intencionalmente su estado mental se libera de sus propios pensamientos
•    Es una focalización de su estado mental en un único objeto de percepción, como por ejemplo la respiración, un lugar o repetición de palabras.
•    Es un estado mental para sentir esa paz interior, grandeza y evolución como seres humanos.

Las técnicas de  meditación varían desde las que se basan solo en la observación de la respiración, o visualización de pensamientos e imágenes positivas, hasta las que se basan en tipos de compleja “alquimia espiritual”. Personalmente considero que para los principiantes, es recomendable la meditación basada en la respiración como centro,  porque es el puente entre el cuerpo físico, el estado de ánimo y la mente.

Técnicas para meditar:
1.    Crear un ambiente tranquilo y relajante. Apaga la televisión y cualquier otro aparato que pueda hacer ruido. La música suave puede venir bien, pero no es necesaria. Asegúrese que haya apagado su teléfono celular.
2.    Use ropa sencilla y cómoda.
3.    Tiene que tener un ánimo predispuesto hacia el optimismo y la armonía.
4.    Siéntase en una silla o sobre un almohadón. Busque la posición más cómoda para usted que le permita respirar con facilidad. No necesita estar en una posición especial.
5.    Cierre sus ojos o encuentra algo tranquilo que pueda mirar. Si desea, puede usar una pequeña vela para esto.
6.    Empiece a respirar y exhalar varias veces profundamente, y poco a poco empiece a relajar los músculos del cuerpo.
7.    Deje que su atención se centre en como fluye el aire por su cuerpo. El objetivo de este paso es lograr que su mente se concentre el algo gradualmente. Tratar de eliminar todo pensamiento de la mente. Pero no haga mucho esfuerzo. Todo tiene que ser de forma natural.
8.    Relaje cada músculo de su cuerpo. No se apresures al hacerlo, toma tiempo relajarse completamente y uno debe hacerlo poco a poco. Empiece por la punta de sus pies y vaya subiendo hasta que llegue a su cabeza.
9.    Cuando se sienta relajado, repite constantemente las palabras: “”Estoy completamente relajado”.
10.    Empieza a concentrarte y repetir palabras que le animen y alienten a lograr lo que desea. Por ejemplo, “soy una persona valiosa y maravillosa”, o simplemente visualiza un lugar tranquilo y hermoso para usted.
11.    Ahora mentalmente concéntrate en palabras o imágenes que le agraden y se sienta bien.
12.    Finalmente poco a poco, cuando se sienta preparado, regrese poco a poco, al mundo. Sienta su cuerpo físico, la sangre circular por las venas, y apriete sus manos con firmeza …

No intente largas sesiones de meditación cuando estés empezando, pues puede agotarte. Unos pocos minutos son suficientes al principio. Así mismo, no esperes resultados inmediatos. El propósito de una buena meditación no es convertirte en un maestro de meditación de la noche a la mañana. La meditación funciona mejor si se realiza por solo el hecho de meditar y no por el resultado.

 

Escriba un comentario

You must be logged in to post a comment.