Dejar de fumar, el gran reto para muchos (parte I)Dejar de fumar, el gran reto para muchos (parte I)

Escrito por · 2009-04-03

El consumo de tabaco continúa siendo la primera causa evitable de enfermedad y muerte prematura en Estado Unidos. Si fumas, seguro que ya sabes que el tabaco amenaza seriamente tu salud y tu vida, bien por experiencia propia o porque las advertencias impresas en cada cajetilla de tabaco que compras se encargan de recordártelo. Sin embargo, a pesar de los grandes esfuerzos y las campañas que se vienen realizando en contra del tabaco, las cifras del consumo del tabaco continua siendo altas, y los fumadores no encuentran aun una salida para dejar de fumar.

¿Qué dicen las estadísticas?
Un estudio publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos señala que el tabaquismo supone la pérdida anual de 92.000 millones de dólares en concepto de productividad y 75.000 millones en gastos sanitarios. En total, 167.000 millones de dólares que EEUU pierde cada año a causa del tabaco.


El informe indica que cada ano 259.494 hombres y 178.408 mujeres mueren a causa del consumo de cigarrillos o de la exposición al humo del tabaco, lo que supone un total de 384.000 muertes anuales en EEUU.
En promedio, fumar reduce la esperanza de vida en adultos aproximadamente 14 años, según la Oficina de Tabaquismo y Salud de los CDC.

 
Entre los adultos, un 39,8% de estas muertes se produjo a causa del cáncer, un 34,7% por enfermedades vasculares y un 25,5% por procesos respiratorios. Las principales patologías responsables de estas muertes son el cáncer de pulmón (28,3%), la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) (20,7%) y la enfermedad cardiaca isquémica (19,8%).

 
Los niños y los fumadores pasivos aparecen también en el informe. El consumo de tabaco durante el embarazo provoca la muerte de 910 niños al año, mientras que 38.112 personas mueren -de cáncer de pulmón o enfermedad isquémica cardiaca- por la inhalación pasiva del humo del tabaco. Todo esto supone un total 5,5 millones de años potenciales de vida perdidos anualmente, 3,3 millones en hombres y 2,2 en mujeres.

  
Si observamos las muertes anuales debidas a causas de gran impacto social e igualmente evitables, podemos ver cómo las muertes derivadas del consumo de tabaco son decenas de veces más numerosas que las muertes por consumo de drogas ilegales, por SIDA y por accidentes de tráfico.

El tabaco potencialmente dañino durante el embarazo y la infancia
Durante el embarazo el feto es el fumador involuntario más joven, presentando un riesgo superior de aborto espontáneo, de nacimiento prematuro o de bajo peso al nacer, lo que facilita el riesgo de muerte perinatal.
Si el padre, la madre o los dos fuman durante la infancia de sus hijos, aumenta el riesgo de muerte súbita del lactante y se incrementa el riesgo de infecciones respiratorias, asma, pulmonía y otitis entre sus hijos en comparación con los hijos de padres que no fuman. Los niños asmáticos expuestos al ACHT tienen síntomas más severos y frecuentes. Los niños que conviven con fumadores tienen en conjunto peor salud y sufren mayor absentismo escolar.

 
La exposición al humo de tabaco en los niños:
• Incrementa la probabilidad de que desarrollen bronquitis, asma, pulmonía y enfermedad del oído medio.
• Los niños asmáticos expuestos al humo del tabaco tienen síntomas más severos y frecuentes.

 

¿Es posible dejar fumar?
Si estás dispuesto a iniciar un proceso que te llevará a ganar en salud y calidad de vida, para ti y para quienes te rodean, es posible dejar de fumar; y no menos importante, vas a comenzar a librarte de una adición  que hace tiempo viene amenazándote. En primer lugar: no te precipites
Es probable que, como la mayoría de las personas que fuman, seguirás encendiendo tus cigarrillos sin tener un motivo muy claro para hacerlo.

  
Recuerda que tú, como la mayoría de personas que fuman, empezaron por imitación o porque amigos suyos lo hacían. Empezaste sin saber muy bien por qué y sin disponer de todos los elementos necesarios para tomar una decisión informada y elegir conscientemente lo más conveniente. Lo cierto es que, casi sin darte cuenta, te encontraste fumando regularmente. Desde entonces ha pasado mucho tiempo y has repetido miles de veces el acto de encender un cigarrillo y has dado millones de aspiradas.

 
Dejar de fumar es un proceso
Fumar ha pasado a formar parte de tu propia forma de vida y de relación con tu entorno. Además desde que empezaste a fumar regularmente tu organismo necesita el tabaco para funcionar.
Dejar de fumar requiere un proceso para dejar de recorrer el mismo camino que tu consumo reiterado de tabaco te ha hecho recorrer por mucho tiempo. Si quieres recuperar la libertad que perdiste -sin saberlo- al inicio de este camino, debes saber que existen otros caminos de recorrido. Y ello requiere ir dando pasos en firme para conseguir tu propio objetivo.
Los primeros pasos de este camino consisten en:
• Saber qué te proporciona el tabaco.
• Tener muy claro qué vas a ganar, personalmente, si lo dejas.
• Conocer en qué consiste tu adicción al tabaco.
• Conocer cómo puedes superar esta adicción.
• Planificar cómo te librarás de esta adicción.
• Reconocer qué satisfacciones te proporcionará dejar de fumar y poder disfrutarlas.
El la próxima edición continuaré con este importante tema donde mencionaré acerca de las buenas razones para dejar de fumar, plan personalizado y cómo disfrutar de lo logros de dejar de fumar.

Si tienes alguna pregunta o comentario puedes hacerlo a través de la sección de Contactar.

 

Escriba un comentario

You must be logged in to post a comment.