¿Culpar o Tomar Responsabilidad de Uno Mismo?

Escrito por · 2013-02-28

Algunas personas están dispuestos a pagar un precio muy alto para que el mundo cambie, y de esta manera darle un nuevo sentido a sus vidas, sin embargo con el tiempo se dan cuenta que aunque hubieran dado sus vidas, las personas siguen siendo tal como son.

Muchos otros creen que si el mundo fuera diferente sus vidas cambiarían y serian felices, por lo que aprenden a vivir con falsas expectativas hacia los demás y terminan con niveles de frustración impresionantes. Se convierten en personas que andan juzgando, etiquetando, estigmatizando y fijándose en lo errores de quienes los rodean, y culpando de sus problemas a los demás, en vez de reconocer y corregir sus propios errores.

Que diferente sería que en lugar de gastar enormes cantidades de energía para pretender cambiar a los demás, usaríamos esas energías para resolver nuestros propios problemas, manejar nuestras emociones, darle un nuevo significado a nuestras vidas y ser quienes queremos ser, porque eso si depende de nosotros y tenemos ese inmenso poder de cambiar, y no que los demás sean como nosotros queremos que sean, y más bien poder aceptarlos tal como son, aunque no estemos de acuerdo de como son.

Esto implica tomar responsabilidad de quienes somos y no tomar responsabilidad de los demás, es decir debemos evitar culpar a otros por lo que nosotros estamos sintiendo, pensando o haciendo. Culpando a otra persona por como nosotros nos sentimos o por lo que nosotros hemos hecho, es un intento de no hacernos responsables de nuestras acciones. Si no asumimos el PODER de nosotros mismos, esto hará más difícil vernos a nosotros mismo y hacer los cambios necesarios que necesitamos para mejorar nuestra situación.

Cuando algo le resulta mal para usted, medite sobre lo ocurrido en forma objetiva. Si descubre que ha cometido un error, no deje que esto lo/a destruya. Como seres humanos todos cometemos errores. Para evitar caer en el mismo error, es necesario reconocer en qué nos equivocamos.

Cada uno de nosotros tenemos la posibilidad de influenciar sobre nuestra manera de sentir, pensar y actuar. El consentimiento, el reconocimiento y la aceptación de uno mismo está en nuestras propias manos y no en la de otros. De esta manera el esfuerzo de amarnos a nosotros mismos y el cuidado para sentirnos reconocidos, valiosos, competentes, talentosos, creativos, bien informados y capaz de vivir una vida emocionalmente sana para sí mismo dependerá solamente de uno mismo.

Desde esta perspectiva seremos completamente responsables de quienes somos, aunque a otros no les gusta como somos. Así mismo seremos capaces de creer que podemos encontrar una solución eficaz a nuestros problemas, incluso si la causa es un factor que nosotros creamos que está fuera de nuestro control. La intención es que asumamos un rol activo en nuestros problemas y responsabilidades, incluyendo nuestras actitudes y la manera de hablar con uno mismo. Porque de esta manera tendremos y podremos ampliar nuestras opciones y alternativas para la solución de nuestros problemas.

Si a pesar de sus intentos de hacerse responsable de sus acciones y manejar sus emociones, no le ha dado resultado, no dude en buscar ayuda profesional.

Si está interesado en éste y otros artículos los invito agregarme entre sus contactos del facebook para recibir cada uno de estos artículos y compartirlos.

 

Escriba un comentario

You must be logged in to post a comment.