Caso de Jessica Rideway, Una Nueva Lamentable Lección de Vida

Escrito por · 2012-11-10


A Dieciocho días después que la niña de 10 años, Jessica Rideway, que fuera secuestrada y luego encontrada brutalmente descuartizada en Westminster, Colorado, las autoridades anuncian el arresto de una persona en conexión con el secuestro y asesinato de Jessica. El sospechoso fue identificado como Austin Reed Sigg de 17 años y fue arrestado luego que la policía recibiera una llamada de parte de la madre del sospechoso.

Este adolescente vivía justo a una milla de la casa de la niña secuestrada y asesinada, y en el mes de mayo éste mismo individuo había intentado atacar y secuestrar a una joven que corría en otro parque del vecindario.

Por lo que se conoce hasta ahora, Austin Sigg era un estudiante de un colegio comunitario, se caracterizaba por ser muy tranquilo y tímido, que nunca hablaba de su familia o de amigos. Según sus compañeros era muy inteligente y tenía mucho interés en las investigaciones de escena de crimen y la ciencia forense.
Pero ¿qué hay detrás de los pensamientos malignos de una persona como Austin que los lleva a cometer crímenes espantosos? Usualmente un depravado sexual es una persona con serios problemas de salud mental, inadaptado socialmente, que quiere sentirse poderoso frente al débil, y muchas veces con ganas de experimentar un nivel de excitación alto y descabellado, razón que lo lleva a cometer actos insanos, desequilibrados, insensato y maniáticos.

Muchas veces estas personas han tenido problemas, o traumas en su niñez no resueltos, y que nunca fueron tomados en cuenta como personas, o que cometieron abuso o daño muy fuerte en su contra. Según algunos datos obtenidos, el papá de Austin Sigg tiene un gran record criminal, por alcohol, drogas y violencia domestica, y que dejó a la esposa desde hace muchos años, por lo que aparentemente Austin proviene de una familia seriamente disfuncional.

Usualmente los depravadores sexuales buscan utilizar a las personas como objeto sexual, usan a sus víctimas a su favor sin medir las consecuencias físicas o sicológicas de sus víctimas y son conscientes de los actos que efectúan.

Otra de las características de estos depravadores es que tiene dificultades de identidad sexual, y se sienten incapaces de afrontar a una mujer de la mejor manera y prefieren atentar contra menores de edad. Estas personas carecen de mucho afecto y buscan de manera equivocada de lo que carecen cometiendo actos macabros. Mientras comente sus actos de placer no tienen la menor empatía, no reflexiona acerca del dolor que le está infringiendo a la víctima.

Una particularidad muy importante de los depravadores sexuales es que actuan con doble personalidad. Frente a otros son personas dóciles, amables, buenos compañeros, agradables, simpáticos, etc. Cuando buscan a una víctima no arriesgan con los más fuertes, al contrario, son tan cobardes que buscan a las más débiles e indefensas. Tratan de estudiar a su víctima con mucha ventaja, de allí que los asaltantes sexuales son personas cercanas a la víctima o que la conocen desde hace mucho.

Aquí algunas sugerencias para prevenir un posible ataque sexual:

Finalmente quiero decirles que no existe un manual específico para evitar ser víctima de un depravador sexual, pero tomar algunas medidas de precaución puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. No esperemos un nuevo caso como el de Jessica para hacer algo.

 

Escriba un comentario

You must be logged in to post a comment.