Amor y Felicidad

Escrito por · 2011-03-31


Si es usted una persona que cree que alguien tiene el poder de hacerlo (a) feliz y que sin ese amor usted no vale nada. Déjeme decirle que usted es una persona que se esta engañando así mismo (a).  Si usted esta en un momento que se siente así, o quizás ha terminado su relación con su pareja, pero piensa que no puede dejar de olvidarlo (a) y se siente como una victima o trata de culpar a la otra persona de lo que usted esta pasando o sufriendo, pero con la esperanza de la posibilidad de volver; créame que usted se esta maltratando demasiado emocionalmente. Si en la vida hay algo que no tienen solución, ¿para qué sufrir?, si eso no tiene solución, es porque realmente no tiene solución.   No seas terco (a), no sufras más,  eso déjeselo a los masoquistas.

Como parte de la cultura y educación hispana, se impone la idea que como una de las importantes metas personales es la de tener una relación de pareja. A través de los cuentos de hadas, todavía se enseña una serie de historias retrogradas como la del Príncipe rana que se caso con la Princesa y fueron felices para siempre; si a ésta le agregamos las famosas historias de las telenovelas, y las canciones con las letras como: “Sin ti yo me muero”, “No podría vivir sin ti”, “Sin tu amor no soy nada”, “Me muero por ti”, “No me dejes por favor”, “Tu eres todo para mi”, etc. que describen claramente el tipo de amor tóxico, dañino, o adictivo, como que si la felicidad de una persona sólo dependiera de los demás y no de sí mismos. Eso es como otorgarles el poder a otros para que los hagan felices o infelices.

Las relaciones románticas no tienen por qué ser necesariamente como una de las principales metas para crecer como personas o sentirse realizados como tal. Usted no será una persona incompleta si por alguna razón no tiene pareja, o porque aún no ha encontrado su “media naranja”, la que obsesivamente ha estado buscando toda una vida, y que en esa búsqueda compulsiva puede terminar encontrando su “media toronja”, sólo para aparentar que ya es feliz y que ha cumplido con las demandas sociales. Usted no puede dejar en manos de otros lo que depende sólo y exclusivamente de usted mismo(a).


Si usted cree que su pareja lo hace feliz, está equivocado (a), pues el día que esa persona ya no este con usted o no lo(a) trate como usted esperaba, se sentirá la persona más desdichada y víctima de la relación, porque su amor no ha sido correspondido como usted cree que se lo merece, y culpará a aquella persona por su estado emocional e infelicidad; cuando en verdad usted es quien decide y elije en cada momento sus emociones, y usted elije ser o no ser feliz. No delegue o deje en manos de otras personas las responsabilidades emocionales que son propias y exclusivamente suyas. La independencia emocional es inherente al ser humano y como tal hay que practicarla y tomar responsabilidad de ella como parte invalorable de la salud mental.

El verdadero amor está en sí mismo, y únicamente la persona que sabe amarse y es feliz es capaz de ofrecer y compartir lo que tiene. Sólo se puede ofrecer y compartir lo que les pertenece. Desde el amor y la felicidad personal se puede establecer alianzas con otra persona que este dispuesta a compartir y construir una relación basada en los principios de: armonía, respeto, igualdad, justicia, compresión, cariño, admiración, confianza y lealtad. El amor y la felicidad no tiene por qué ser ni debe ser doloroso, obsesivo, destructivo, manipulativo, deshonesto o dañino.

El verdadero amor y la felicidad deben ser incondicionales, sin esperar nada a cambio, y éste se da y comparte con pareja o sin pareja, con hijos o sin hijos, con amigos o sin amigos. Sólo cuando alguien se siente lleno de amor y es feliz, dejará de buscar migajas de amor, felicidad en los demás y dejará de depender emocionalmente de los demás. “AMARSE Y SER FELIZ ES UNA DECISION Y DEPENDE SOLO Y EXCLUSIVAMENTE DE USTED”.
 

Escriba un comentario

You must be logged in to post a comment.