video-juegos: ¿Afición o Adicción?

Escrito por · 2009-05-23

video-juegos: ¿Afición o Adicción?

Inicialmente fue la adicción a la televisión, y ahora nos enfrentamos a una nueva modalidad de adicción que afecta a niños, adolescentes y adultos, es la adicción a los video-juegos; un problema que se ha extendido a nivel mundial. Pero ¿estamos hablando de sólo una afición o de una auténtica adicción?

¿Todo en exceso es mal?
Como dice el refrán popular: “todo exceso es malo” y en el caso de los video-juegos no hay excepción. Algunos de los jugadores se alejan de la realidad para durar días enteros pegados a los controles de los video-juegos. Esta es una de las adicciones más frecuentes en los niños, adolescentes y hasta adultos y que se presenta como la salida a un problema personal de fondo.

La adicción se da cuando una persona necesita un estímulo concreto y repetitivo para lograr una sensación de bienestar constante y persistente hasta lograr una dependencia física y mental frente a ese estímulo.

En este caso, la adicción a los video-juegos (consolas, móviles, ordenadores, etc.) significa una fuerte dependencia hacia los mismos que se caracteriza por ser una actividad que ocupa demasiado tiempo en la vida de la persona (mas de veinte horas por semana) y se continúa practicando a pesar de conllevar consecuencias negativas.

Hay personas que son más propensas a la adicción de los videojuegos, como aquellas que tienen ya un problema psicológico previo y que pueden llegar a encerrarse enfermizamente en el mundo de los video-juegos desconectándose gradualmente de las demás realidades de su entorno (compañeros, responsabilidades sociales, cuidado personal, etc.) y sufrir otros trastornos graves de personalidad y conducta.
Image and video hosting by TinyPic
¿Cuando debemos estar alertas?
Algunos aspectos en que padres y educadores deben de estar alertas:
– El niño o el joven parece estar absorto al jugar, sin atender cuando lo llaman.
– Siente demasiada tensión e incluso aprieta las mandíbulas cuando está jugando.
– No aparta la vista de la televisión o pantalla.
– Empieza a perder interés por otras actividades que antes practicaba.
– Trastornos del sueño, pesadillas.
– Ansiedad, ataques de pánico.
– Mayor distanciamiento de la familia y amigos.
– Problemas con los estudios como falta de atención y concentración.
– Conductas agresivas.

Así mismo debemos estar alertas ya que esta adicción puede provocar estrés y fatiga ocular y unida a malas posiciones ante la máquina y prolongados estados tensiónales, podrá dar lugar a dolores musculares e incluso originar problemas de columna vertebral, inflamación de los tendones de la mano y hasta convulsiones.

Fomentadores de violencia
Muchos de los video-juegos son fomentadores de violencia, y presentan una visión estereotipada y deshumanizada del mundo que se muestra con contravalores sociales poco recomendables como: sexismo, racismo, militarismo, egoísmo, etc, etc, que motiva a los jugadores experimentar la trasgresión de las normas sociales.

Posibles causas
Las causas de la adicción a los video-juegos son muy diversas, pero entre los más comunes podemos encontrar las siguientes:
– Personalidad dependiente: Hay personas que por su personalidad tienden más a la adicción que otras.
– Problemas familiares como la falta de comunicación, incomprensión, separaciones dramáticas, insuficiente dedicación a los hijos.
– Problemas escolares, falta de motivación hacia los estudios.
– Problemas sociales: escasa integración en un grupo de amigos, soledad, timidez.
Algunas ventajas
No todo es malo, y como lo dije anteriormente todo exceso es malo, y en el caso de lo video-juegos podemos encontrar algunas ventajas, cuando se usa como una afición y con fines educativos, es decir cuando los juegos representan un reto continuo para los usuarios que, además de observar y analizar el entorno, deben asimilar y retener información, realizar razonamientos inductivos y deductivos, construir y aplicar estrategias cognitivas de manera organizada y desarrollar determinadas habilidades psicomotoras para afrontar las situaciones problemáticas que se van sucediendo ante la pantalla. Aquí el jugador siempre se implica y se ve obligado a tomar decisiones y ejecutar acciones motoras continuamente, aspecto muy apreciado por los niños y jóvenes, generalmente con tendencia a la hiperactividad; en este sentido el juego supone un desahogo de tensiones.

Recomendaciones

Es importante destacar que los videojuegos por sí mismos no suponen una amenaza, puesto que todo dependerá del uso y control que se tenga sobre ellos. Por eso, las adicciones no se centran en el propio video-juego, sino en la forma descontrolada y abusiva en la que se puede presentar.
Algunas recomendaciones para padres o educadores son:
– Realizar conjuntamente con el niño o el joven un horario para que se reparta equilibradamente el tiempo.
– Proponer nuevas actividades que le resulten de interés.
– Utilizar los video-juegos como “premio” por la correcta realización de sus tareas escolares, demostrándole que el estudio es lo primero.

Así mismo los padres deben tener en cuenta que algunos problemas provienen de trastornos propios de la persona y que pueden ser solucionados ya que estos problemas se reflejan a través de esa adicción. Cuando se trata a una persona adicta, no se le trata directamente por la adicción, sino que se debe buscar el problema que la persona tiene de fondo que esta ocasionando la adicción, siendo muy importante buscar la ayuda de un profesional.

 

Escriba un comentario

You must be logged in to post a comment.